23 de febrero de 2011

FRUTERO DE AYER, FRUTEROS DE HOY




De todos es bien sabido que Bormujos ha sido y es tierra de fruteros repartidos por todos los mercados de Sevilla. Esta profesión nos viene heredada de nuestros padres y abuelos, ya que en tiempos pasados surtían a la capital con los medios de transportes de antes(mulos, borricos y carros), la exquisita frutas del Aljarafe. Hoy al escribir estas líneas, me llena de nostalgias el recuerdo de la publicidad de entonces, que sin los medios técnico de hoy en día, no había otro que el del pregón verbal. El de las brevas decía así: "NI EL CONFITERO DE LA CAMPANA ME GANA A DULCE. MERENGUE VENDO POR BREVAS. Y EL BREVERITO ES UN SANTO QUE LAS DA PRUEBA. MERENGUE VENDO POR BREVAS." También el de las uvas me gustaba mucho, el frutero pregonaba así " A BARCELONA Y MÁS PALLAÌTA DE BARCELONA HA LLEGADO LA FAMA DE ESTA BUENA VIÑA. A CADA CEPITA LE TENGO HECHA YO UNA CHOCITA. NI EL VIENTO NI EL AGUA LE DA A MIS UVITAS. BLANCAS Y NEGRAS SON TOAS IGUALES. ¡¡QUE BUENA VIÑA ME DEJÓ MI PADRE!!.

Hoy con el progreso, la televisión, radio y otros medios la publicidad que más se oye es la del yogur y me indigna cuando estos productos se anuncian como "lo más natural del mundo", cuando la fruta es lo más natural pues hasta el envase lo ha hecho la naturaleza. También guardo un grato recuerdo como buen profesional de la fruta,de aquellos canastos de mimbres grandes con sus dos tapaderas, que por caber cabía hasta el pollo de navidad, y los artículos se transportaban espléndidamente. Dicho sea de paso por Bormujos lo paseó nuestra querida"Enriqueta la Herrero", con sus tortas de Castilleja de la Cuesta. Y volviendo a la fruta, pondré un ejemplo verídico. El cliente de antaño llegaba a la frutería y pedía tres kilos de patatas, dos de tomates, un melón y dos de brevas("si son de Bormujos mucho mejor"),dichas frutas en el canasto llegaban a su meta, o sea a casa en perfecto estado. Sin embargo los fruteros de hoy y yo personalmente,me he sentido abochornado cuando en la bolsa de hoy de plástico endeble me pedían un melón, tomates,brevas y patatas por ejemplo y a lo mejor todos los artículos llegan a casa destripado. Y eso es lo mejor, por que lo peor al echar el melón o la sandía, pueden que con el rabo de dicha fruta se rompa la dichosa bolsita y rueden por las calles estos artículos hasta llegar debajo de algún coche aparcado, como a mí me ha pasado, ante el ridículo de las personas que por allí pasaban viendo el lamentable espectáculo. Me despido después de estas anécdotas, no sin recordarles que coman frutas. EL FRUTERO.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Mi enhora buena por tu descrición,pequeña pero muy entendible para todos.

Tu primo sobrino.

DulcenOMBRE dijo...

hola Joselito viendo tu bloz veo que tienes cosas muy bonitas me alegro de que sigas adelante.un saludo.